Por estos días nuestras condiciones de vida han cambiado notablemente, pasar tanto tiempo en casa no es lo más usual, venimos acostumbrados a un ritmo de vida muy agitado, largos desplazamientos, múltiples actividades y compromisos, además de la interacción con diferentes personas. Con el solo hecho de la situación que nos aqueja a nivel mundial, las noticias, informes y reporte constante de nuevos casos; la ansiedad, el miedo y la desesperación, han tomado control de muchas personas.

Que decir de los múltiples retos que nos plantea el estar en casa sin tener la posibilidad de salir, el compartir todo el día con nuestros familiares, hijos, padres y allegados; más aún para muchos, el reto de llevar a cabo actividades laborales desde nuestra casa. Todas estas situaciones y demandas actuales, son la mejor oportunidad para compartir, conocer, retomar, unir y mejorar: sin embargo pueden  generar una alta carga de ansiedad, incertidumbre e impotencia.

¿Cómo afrontar estas situaciones de tal forma que facilite la adaptación y ajuste a las condiciones actuales? A continuación, te daremos unas recomendaciones que te pueden ayudar, ya sea porque comenzaste a trabajar bajo una nueva modalidad (teletrabajo), porque tienes niños a los que debes acompañar, o sencillamente porque te sientes impotente ante el hecho de saber que no puedes salir o hacer lo que estabas acostumbrado.

Para el manejo de la ansiedad:

ansiedad
ansiedad
  • Si eres de los que acostumbraba tomar varias tazas de café al día, ten en cuenta que la cafeína es una sustancia estimulante, por lo cual produce activación de nuestro sistema nervioso, llegando a generar ansiedad o nerviosismo, reduce el consumo de cafeína, remplazándolo por otras bebidas como las aromáticas o bebidas refrescantes.
  • Si eres de los que a medida que va transcurriendo el día te das cuenta que no estás optimizando el tiempo, parece que no has logrado mucho y son muchas las tareas a realizar; te invitamos a que planifiques tu día, plantees metas y tiempos claros y realistas para alcanzarlas.
  • Continúa con una rutina diaria, prepárate antes de comenzar a trabajar o estudiar: arréglate, desayuna, adecúa el espacio físico teniendo en cuenta los distractores. Realiza pausas durante la realización de las actividades: camina un poco por la casa, estírate, toma un vaso con agua, etcétera.
  • Respeta y disfruta el tiempo para el almuerzo o toma de alimentos. Realiza actividades placenteras en la rutina diaria: jugar con la familia, ver un programa de televisión o serie con los tuyos.
  • Procura no acostarte muy tarde, es importante que no pierdas los buenos hábitos que traías.
  • Cuando te sientas ansioso o estresado revisa ¿qué estás pensando? ¿De qué forma estás asumiendo la situación?, gran parte de lo que sucede a nuestro alrededor no está bajo nuestro control; sin embargo, la forma en que lo interpretamos y afrontamos sí, para esto puedes formularte dos sencillas preguntas cuando identifiques pensamientos negativos:

1. ¿lo que estoy pensando me ayuda a resolver o afrontar la situación?

2.¿la forma en que estoy pensando me proporciona bienestar? (tranquilidad, seguridad…).

Si la respuesta a las anteriores preguntas es “No” replantea el contenido de dichos pensamientos, por otros que te generen bienestar.

  • Si te das cuenta que presentas indicadores de ansiedad como respiración agitada, sudoración, aumento de la tasa cardíaca, inquietud, tensión muscular, entre otros, es importante que tengas en cuenta que con estrategias y práctica puedes controlar estas respuestas: respiración controlada (respira de forma más lenta y profunda) y relaja los músculos de la cabeza a los pies.

Acompañando a nuestros hijos:

acompañando nuestros hijos
acompañando nuestros hijos
  • Si para los adultos es importante tener rutinas y metas diarias; para los niños y jóvenes mucho más. Siéntate con el o ella para que construyan una rutina en donde se tengan en cuenta actividades de orden y aseo personal, tareas escolares, juego, lectura, uso de dispositivos electrónicos y muy importante por supuesto: hora para ir a dormir.
  • No olvides que las reglas que pongas en casa deben ser coherentes con lo que como adultos realizamos. No podemos pedirles que se organicen, tengan orden y concentración si nosotros no somos modelo, ni favorecemos dichas condiciones.
  • Dependiendo de la edad, las demandas serán diferentes, ya que entre más pequeños hay mayor dependencia del adulto, van a querer tener la atención de sus cuidadores de forma constante, más aún si no están acostumbrados a tenernos en casa.
  • Si tu hijo es muy pequeño, procura emplear las primeras horas del día mientras duerme, para realizar actividades que demanden gran concentración, ten paciencia, pasa tiempo con ellos, explícales que van a estar un momento juntos y compartir, pero que deben retomar sus actividades y más adelante tendrán otro espacio para compartir juntos.
  • Que los momentos con tus hijos o niños que hay en casa sean de calidad, dialoga con ellos, escúchalos, juega, diviértete, tomen los alimentos juntos sin distractores como celulares y televisores.
  • Ten paciencia, recuerda que los niños tienen mucha energía y su rutina también se alteró, por lo que les puede estar costando más que a nosotros la adaptación a las múltiples demandas y cambios que pueden estar experimentando.
  • Enséñales a que hagan pausas activas, alternando actividades para que descansen, si permanecen mucho tiempo sentados, que tomen líquido y se valgan de los recursos que hay en casa para distraerse y aprovechar el tiempo.

Las primeras horas del día son de gran utilidad para realizar actividades que demanden exigencia cognitiva y concentración y en la medida en que van pasando los minutos, van mostrando fatiga que podemos observar por los cambios postulares, inquietud, cambio de tema, entre otros comportamientos. Cuando esto suceda, ten en cuenta que hay que moverse, estirarse, tomar un receso corto que permita nuevamente volver a un estado de calma y concentración.

Pasando el tiempo libre:

pasando tiempo libre en casa
pasando tiempo libre en casa

Existen múltiples formas de aprovechar el tiempo libre, estamos en una era digital en la cual nos podemos conectar con lugares recónditos en segundos, podemos hacer consultas y visitas a lugares inimaginables y tenemos posibilidades de interacción y acceso a una infinidad de contenido. Adicional a esto, podemos recurrir a juegos o estrategias no digitales que no pasarán de moda y más allá de ser actividades de distracción, nos ayudan a interactuar y fortalecer lazos con nuestros seres más cercanos.

A continuación, te damos algunas sugerencias de actividades que puedes realizar en solitario o junto con tu familia:

  • Retoma los juegos clásicos y de mesa: la mayoría contamos con cartas, parqués, dominó, ajedrez, rummi Q, “Uno”, damas chinas, entre otras.
  • Regresa a los juegos de papel y lápiz: recuerda lo divertido que puede ser compartir en familia jugando “stop”, “ahorcado”, “triqui”, entre otros en donde solo necesitas una hoja y lapiceros.
  • En casa y sin necesidad de ningún juego, puedes compartir en familia divertidos juegos como “escondidas”, “caiga en la nota”, mímica, adivinanzas, canicas, entre otros.
  • Si eres una persona con creencias a nivel espiritual, aprovecha el tiempo para la reflexión personal, identificar qué debes cambiar, cómo hacerlo, de qué forma ser cada día mejor persona en tu familia, trabajo, estudio, barrio…
  • Si tienes acceso a Internet puedes como autodidacta, estudiar, conocer y aprender sobre un sin número de contenidos: idiomas, hágalo usted mismo, manualidades, sistemas, historia, arte, literatura, entre muchos otros más.  Aprovecha el acceso gratuito a la biblioteca digital mundial: https://www.wdl.org/es/
  • Ejercítate en casa, puedes hacer ejercicios dirigidos desde vídeos de rumba, zumba, aeróbicos, ejercicios de tonificación, flexibilidad, estiramiento y muchos más.
  • ¿Tienes habilidades para las manualidades? Aprovecha para elaborar artículos decorativos, prácticos y útiles.

Esperamos que este contenido sea de la mayor utilidad para ti y tu familia, recuerda que como humanos tenemos la capacidad de elección y responsabilidad sobre nuestras decisiones y la forma en cómo afrontamos los retos y cambios.

5 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here